El tesoro

JUAN MARIÑAS / El discípulo miraba al horizonte, por encima del mar. Estaba sentado al borde de un precipicio.

El Maestro apareció a su espalda y, muy despacio, se sentó a su lado.

Permaneció allí, en silencio, un buen rato.

Luego, habló:

-¿Estás enojado? -le preguntó sin dejar de ver la puesta de sol.

-No -respondió el discípulo.

-¿Estás triste?

-No, tampoco. Es una sensación…

-¿Has hecho lo que de verdad querías hacer?

-Sí -respondió el discípulo.

-¿Has hecho todo lo que podías hacer?

-Sí -afirmó el discípulo.

-¿Has disfrutado mientras intentabas dar lo mejor de ti mismo?

-Sí.

-Y sin embargo, no te han aceptado el trabajo hecho.

-Exacto.

-Pues has aprendido una nueva lección -le dijo el Maestro.

-¿Cuál?

El Maestro se levantó y allí, a su lado, le ofreció su mano para ayudarle a ponerse en pie.

-No has dejado de ser tú ni has dejado de disfrutar lo que hacías… eso vale más que todo el oro que te ofrecían.

Y los dos se fueron caminando.

 

 

 


Quizá te interese

 

 

 

 

 

By | 2018-05-17T13:41:45+00:00 17/05/2018|Categories: ANTE LA DUDA, Pienso luego escribo|Tags: , |0 Comments

About the Author:

Juan Mariñas
Juan Mariñas es escitor. Y futbolista.

Leave A Comment