///El INE hace preguntas machistas a las mujeres en su encuesta sobre fecundidad

El INE hace preguntas machistas a las mujeres en su encuesta sobre fecundidad

JUAN OLIVER (PÚBLICO) / El Instituto Nacional de Estadística (INE) está realizando una encuesta sobre  la actualidad y las perspectivas de la fecundidad en España en la que incluye preguntas que podrían ser interpretadas como discriminatorias o abiertamente machistas, como si los homosexuales deben tener los mismos derechos que los heterosexuales o si es bueno para una relación de pareja que la mujer gane más dinero que el hombre. Además, interroga a las encuestadas por cuestiones íntimas, como la edad a la que mantuvieron su primera relación sexual, la fecha en la que terminó su última relación sentimental y el sexo de sus parejas, entre otras cuestiones.

La encuesta forma parte del Plan Estadístico Nacional, por lo que las personas seleccionadas están obligadas por ley a responder al cuestionario. Pueden hacerlo on line o atendiendo personalmente a un encuestador del INE en su domicilio. De no hacerlo, se arriesgan a ser sancionadas con multas de hasta 300 euros. Aunque el sondeo es en teoría anónimo, el cuestionario es nominal e incluye el DNI y el número de teléfono de la persona encuestada, así como los de aquellas con las que convive.

El presidente del INE, Gregorio Izquierdo Llanes, anunció hace un año en el Senado que su departamento iba a iniciar la nueva encuesta de fecundidad, que calificó de “hito” porque por primera vez, aseguró, el trabajo permitiría que las estadísticas oficiales reflejaran los distintos tipos de “nuevas  familias” que han surgido en España en los últimos decenios. La última encuesta del INE específica sobre la materia se remonta a 1999, y la anterior, a 1985.

El Instituto empezó hace unos meses a enviar cartas nominales a los ciudadanos cuyos perfiles habían sido previamente seleccionados entre adultos de 18 a 55 años, instándoles a responder a un listado de preguntas en diez bloques en una dirección web para cuyo acceso se les facilitaba un nombre de usuario y una clave personal. A quienes no respondieron se les envió una nueva misiva -como la que acompaña a esta información y que fue recibida por una mujer de la provincia de A Coruña-, recordándoles su obligación legal de participar en el proceso. La carta también advertía de que, en caso de no obtener respuesta través de la citada web, el INE enviaría un entrevistador a su casa. Según ha podido saber Público, a algunas de esas personas incluso se las llamó por teléfono para presionarlas para que cumplimentaran el cuestionario a la mayor brevedad.

La misiva aseguraba que el objetivo del INE es “conocer mejor cuáles son las razones que han determinado la fecundidad actual o reciente” y “qué expectativas hay o cuáles son las barreras o los incentivos que pueden incidir en el nacimiento de niños de cara al futuro”. Pero el cuestionario contiene preguntas que no parecen estar demasiado vinculadas a ese aspecto, o que a simple vista no resultarían relevantes a la hora de analizar los factores que inciden en la decisión de una persona de tener o no tener hijos.

Así, en uno de los bloques de la encuesta, titulado “Valores, creencias y actitudes”, se exige al encuestado que defina con las expresiones “De acuerdo”, “En desacuerdo” o “Ni de acuerdo ni en desacuerdo” su grado de conformidad con afirmaciones como las que siguen:

“Está bien que una pareja viva junta aunque no tenga intención de casarse”.

“Está bien que un matrimonio infeliz se divorcie incluso si tienen hijos/as“.

“Una mujer tiene que tener hijos para sentirse realizada.”

“Una mujer puede criar a un hijo/a ella sola si no quiere mantener una relación con un hombre”.

“Está bien que las parejas homosexuales tengan los mismos derechos que las heterosexuales”.

“Para una mujer la prioridad debe ser su familia más que la carrera profesional”.

”Si la mujer gana más dinero que su compañero, esto no es bueno para la relación”.

“Encargarse de la casa y de la familia es tan satisfactorio como el trabajo remunerado”.

“Los hombres deben participar en las tareas domésticas en la misma medida que las mujeres”.

“Cuando los empleos son escasos los hombres deberían tener más derecho a un trabajo que las mujeres”.

Público ha preguntado al INE sobre el valor estadístico que, a efectos de los objetivos de la encuesta de analizar el presente y el futuro de la fecundidad en España, puede tener conocer la opinión personal del encuestado sobre asuntos como los derechos de los homosexuales, la igualdad salarial o el reparto de tareas domésticas. Pero el organismo que preside Izquierdo Llanes no ha respondido.

Tampoco ha explicado cuáles son los plazos del sondeo o cuándo se conocerán los resultados, a cuántas personas se ha seleccionado para la misma, cuántas de ellas son mujeres y cuántas entrevistas presenciales prevé realizar o ha realizado ya el Instituto.

En el proyecto técnico de la encuesta, que cuenta con un presupuesto de 1,136 millones de euros, se explicita que el INE ha esatblecido un “tamaño de muestra teórico de 25.000 mujeres y de 5.000 hombres”. “Con esta muestra teórica se pretende conseguir una muestra efectiva de 15.000 mujeres y 3.000 hombres capaz de proporcionar estimaciones fiables al nivel de comunidad autónoma y nacional”, dice el documento. El Instituto prevé que el trabajo de campo se realice durante el primer semestre de 2018 para que los resultados puedan presentarse en 2019.

En la encuesta, tal y como ha podido comprobar este diario, se plantean también numerosas preguntas de carácter personal que pueden violentar la intimidad de los encuestados. Especialmente si se trata de mujeres, dado que existe un apartado del sondeo exclusivamente femenino que las participantes deben responder obligatoriamente, si no es on line, en persona frente a un desconocido.

Ese bloque, titulado precisamente “Fecundidad”, cuenta con dos apartados diferenciados para hombres y mujeres. Y aunque las preguntas son prácticamente iguales, existen diferencias entre ambos cuestionarios, y no sólo de formulación. V arias de las preguntas no se refieren a la propia situación del interrogado, si es varón, sino a la de su compañera, y sólo si esta es mujer. De hecho, el apartado comienza preguntando a los hombres por el sexo de sus parejas, una cuestión que se obvia, en cambio, en el inicio del cuestionario que sólo pueden cubrir las mujeres.

Además de recabar sus datos biográficos personales sobre estudios, ingresos, situación laboral y familiar y religión que profesan, el INE pregunta a los seleccionados por el número de parejas sexuales con las que han convivido, el año en el que se iniciaron y concluyeron esas relaciones, así como si las mantienen en la actualidad o las han mantenido en el tiempo con alguien con quien no han compartido convivencia. Asimismo, deben contestar si han pensado o piensan quedarse embarazadas (en el caso de los hombres, si sus parejas femeninas piensan hacerlo) y, en su caso, explicitar los métodos anticonceptivos que usan habitualmente. Entre las opciones válidas para responder a esta última pregunta, el INE incluye la marcha atrás,  la “abstinencia periódica” y el “lavado vaginal”. También les pregunta si han tenido  embarazos fallidos y abortos espontáneos o provocados.

En algunas preguntas, como la que obliga a exponer la edad a la que la encuestada mantuvo su primera relación sexual, no existe una opción de respuesta al estilo de “No lo recuerdo” o “No sé” o “Prefiero no contestar”, que sí aparecen en otros apartados. Y dado que la encuesta on line tiene carácter progresivo y no se puede pasar a una cuestión sin haber cumplimentado la anterior, no se puede dar por concluida, y por tanto por cumplido el deber legal de cubrirla si alguna pregunta queda en blanco.

El artículo 10 de la Ley de la Función Estadística Pública establece que “todas las personas físicas y jurídicas que suministren datos, tanto si su colaboración es obligatoria como voluntaria, deben contestar de forma veraz, exacta, completa y dentro de plazo a las preguntas”. Pero el artículo 11 subraya que “serán de aportación estrictamente voluntaria y, en consecuencia, sólo podrán recogerse previo consentimiento expreso de los interesados, los datos susceptibles de revelar el origen étnico, las opiniones políticas, las convicciones religiosas o ideológicas y, en general, cuantas circunstancias puedan afectar a la intimidad personal o familiar”.

 

Fuera de contexto: Soy un estado soberano / y las lindes de mi piel me resultan mucho más sagradas / que los confines políticos de cualquier país. Mil colores pequeños, en De la piel padrentro, mando yo, basada en un texto de Antonio Escohotado.

 

 

Léelo en Público

 

 

 


Quizá te interese

 

 

 

 

 

About the Author:

Juan Oliver
Periodista licenciado en Ciencias Políticas y máster en Medios de Comunicación, trabajó en Radiovoz, El Mundo, Unións Agrarias y La Voz de Galicia, diario para el que fue corresponsal en Bruselas durante cinco años. Editor y coordinador de La Duda, también colabora en Público, El Periódico de Catalunya y Adiante

One Comment

  1. Daniel 16 mayo, 2018 at 4:07 pm - Reply

    Buenos días señor Oliver. He leido su artículo en el diarío Público. Como sociólogo con algo de experiencia en el tratamiento de datos de encuesta y como persona de izquierdas, me he quedado horrorizado ante la absoluta falta de rigor de su articulo y el evidente oportunismo para malmeter contra no se sabe muy bien quién o qué utilizando un tema tan serio como el machismo. Es imposible que usted haya contrastado con algún demógrafo o ni siquiera con un sociólogo con unos mínimos conocimientos del método de encuesta. También me sorprende que siendo usted, como afirma, licenciado en Políticas, no haya estudiado un poco acerca de técnicas de investigación social, o si lo ha hecho, que se le haya olvidado todo lo aprendido en aras del amarillismo más vergonzoso.
    Las preguntas que usted tilda de “machistas” no son ni machistas ni feministas.Su afirmación es tan ridícula que daría risa si no fuera porque escribiendo en un medio de tanta difusión como Público, tuviera potencial para desinformar a tanta gente. Esas preguntas, como las de cualquier encuesta, se hacen para recoger determinadas opiniones. Preguntas similares sobre valores y actitudes por cierto, las puede usted encontrar en cualquier otra encuesta, no sólo en España sino en todo el mundo mundial. Es que es para lo que sirven las encuestas, caray. Como usted debería haber intuido las encuestas permiten hacer análisis complejos que relacionen determinadas actitudes con otras. Comprender como se relacionan actitudes, ideología, clase social, religiosidad, etc. con determinadas pautas de fecundidad puede ser extremadamente útil para llevar identificar perfiles y llevar a cabo políticas públicas o también dilucidar posibles factores y causas que incidan en una alta o baja fecundidad. Tiene un pase que usted cuestione la obligatoriedad de responder a la citada encuesta (como tantas otras del INE), pero sugerir algo tan descabellado como que en una institución como el INE que no se va a respetar el anonimato de los entrevistados (desconoce usted absolutamente todos los procesos que se hacen en el tratamiento de datos para velar por el anonimato de los encuestados) revela una mala fe muy grande o una tremenda ignorancia. Espero sinceramente que se informe mejor para otros artículos (insisto pregúntele a cualquier profesional o académico y verá que no le miento) o que incluso (creo que será demasiado pedir) si tiene usted a bien, rectifique este engendro que ha pergeñado. Saludos cordiales.

Leave A Comment