JUAN OLIVER / Umberto Eco se fue hace unos meses, pero poco antes de morir nos legó una advertencia muy seria sobre el papel de los medios de comunicación en la distorsión de la democracia y de la formación de la opinión pública sobre la actualidad. En su última novela, Número Cero, describe lo que denomina “la máquina del fango”, un dispositivo cuyo uso permite a los medios desprestigiar a los adversarios a través del chantaje, compra y venta de periodistas, la publicación de noticias manipuladas, de medias verdades, del uso torticero de la información a cambio de dinero público… Esa máquina ha sido la inspiradora de esta serie, en la que hemos tratado de mostrarles cómo funciona el mundo de la comunicación cuando editores y empresas aceptan enlodarse en sus mecanismos.

Hoy te ofrecemos lo que probablemente esté más cerca de las advertencias de Eco. La historia de un conocido grupo mediático que emprende una campaña contra una sociedad anónima deportiva, mediante el diseño por parte de sus máximos dirigentes de una estrategia destinada a desacreditar a los gestores de la citada sociedad adversaria.

Los siguientes documentos son las notas manuscritas tomadas por uno de los miembros del Consejo Editorial del citado grupo, que se reúne el 16 de enero del 2008. La campaña contra la citada SAD ya está en marcha, pero en este Consejo se detalla cómo debe estructurarse.

 

Como ven, hemos pixelado cualquier referencia que pueda servir para identificar a personas físicas o jurídicas, porque no intentamos denunciar ni prejuzgar conductas personales o empresariales, sino sólo mostrarles cómo funciona la máquina del fango.

Por si no entienden bien la letra del escriba, éstas son las anotaciones que hemos subrayado en rojo, colocando entre corchetes la referencia genérica a la que corresponden los nombres, palabras y frases pixeladas:

  • Presidente: [SAD]. El hecho de haber perdido el último partido es gravísimo.
  • Alerta seria
  • El próximo domingo es decisivo
  • Tenemos que prepararnos para el peor escenario; que el equipo esté al borde de 2ª.
  • Evitar el matiz de que se diga que hemos conseguido que esté en segunda [la empresa tiene miedo a que sus lectores piensen que ha establecido una campaña destinada a hacer descender al equipo de categoría].
  • Cómo vamos a decir que nadie cumple con la ley en favor del [SAD].
  • Nadie se siente obligado a personarse en este caso: conselleira, auditores, etcétera.
  • Transfiere [la SAD] cuenta del Banco Gallego a Caixanova para lavar la cara.
  • El culpable de esta situación es [el presidente de la SAD]: idea clave que se debe mantener.
  • [Un miembro del Consejo]: Sería interesante hacer un tema titulado “El presidente mudo” “Y una directiva sorda”
  • Ley concursal: dejar claro que debe hacerse en 1ª, porque en 2ª no se podrá hacer porque no hay ingresos.
  • Los acreedores: si quieren defender sus intereses y el del club, deben actuar cuando hay tiempo, no esperar a que no se pueda hacer nada.
  • Los bancos deben estar interesado en actuar ya.
  • [El presidente de la SAD] está ganando tiempo en su favor y en contra del club.
  • Doble página sobre la [ilegible] y la necesidad de evitar ir a segunda. Si pierde el domingo, será el momento.

Umberto Eco lo contó en una obra de ficción, pero esto es la realidad. Si el equipo propiedad de la SAD pierde el domingo, será el momento de poner en marcha la máquina. Y la cosa no acaba aquí. Todavía nos quedan pruebas de cómo el fango condiciona la capacidad de los periodistas para ser garantes de la libertad de expresión e información, que no pertenece a los medios, sino a los ciudadanos.

 


Quizá te interese

Así funciona la máquina del fango (VII): Espía a tus periodistas

Bombones para un señor que protesta